pies, raices hondas

Image result for mucaro

I

“Yo me aprendo surco del viento

me aprendo raíz honda de la tierra”

Pachamamapatakin/Etnairis Rivera

Viento,

Suspiro universal que nos mantiene vivos:

Quiero ser pájaro,

hoja suelta de árbol viejo,

aire,

canto sirénido,

pluma de alas perdida;

un grito.

Quiero ser avioneta planeadora

De horizontes

habitante de las nubes

tus alisios en mi rostro

y todos los crepúsculos.

Quiero ser mirlo de tus tribus;

planeadora

transatlántica

trasíndica

traspacífica.

Viento:

Soplo múltiple

de todos los rostros,

No dejes de respirar profundo

como ronquido arbóreo

y déjame libre

Transmutada en ti.

II

Tentada a cantarme nube extranjera

de una tierra redonda y dislocada en su eje.

Tentada a galopar el crespo mar

de cielos infinitos y mares sónicos

Tentada a ser fuego de esteroide o

estrella fugaz,

con sueño terrícola de no volver a casa

jamás.

Tentada a lanzarme poéticamente

hacia la frontera melancólica del espacio

indeleble.

Tentada a ensoñarme aguacero innecesario

en esta tierra árida y póstuma de palomas

terciarias.

Tentada a saltar al abismo

y morir en el intento.

III

“¿Hasta donde el origen

si me busco el inverso?” 

Del onto/Loreina Santos Silva

¿Hasta dónde el origen si

 lo busco en mi ombligo?

¿Hasta dónde la muerte?

¿Hasta dónde el sol?

¿Hasta dónde el mar?

¿Hasta dónde la tierra que piso?

¿Hasta dónde la tristeza de haberte perdido?

¿Hasta cuándo la pena de que ya no estés conmigo?

 

IV

“Fui como hierbas y no me arrancaron”

-Fernando Pessoa

Fui como cielo precipitado

como rayo tornasolado

como amapola enternecida

de roció

fui raíz

fui hoja

fui árbol

Fui viento

con mis pulmones

y mi piel

Fui aire con mis pies

malabarista de ecos

extranjera de mí.

V

“Con la aurora latiéndome en los pasos”

-angelamaría dávila

Paso alumbrado

Pies de aurora

amanecida en rojo sangre

dedos boreales

pisadas eléctricas

paso meteoro

con fatiga de millones

dinosáuricos

late profundo

al ritmo de la tierra

el paso humano

como aurora luminosa.

© DERECHOS RESERVADOS 2018

PARA ESCUCHAR:

BECAUSE – THE BEATLES (ACROSS THE UNIVERSE)

Advertisements

CÓRTAME LA SOMBRA

Related image

“Quiero vivir sin verme.
Y hormigas y vilanos,
soñaré que son mis
hojas y mis pájaros.” – Canción del naranjo – Federico García Lorca

 

I

Espero el autobús fielmente a las seis de la tarde. Los pájaros negros danzan en el cielo. Las horas con calor son eternas. Un hombre se sienta a mi lado. Lee un libro corto y se ve muy metido en la lectura. – ¿Qué lees? – le pregunto, porque la curiosidad me lleva a todas partes, y el hombre se levanta del asiento y declama en voz alta:

“Leñador,

Córtame la sombra

Líbrame del suplicio

De verme sin toronjas”

 

El hombre de chaqueta oscura y cuello alto lee a Lorca, un poema a las naranjas.

-La sombra me persigue- añade el hombre al final cuando termina de leer.

– ¿Qué sombra? –

-la sombra de los días que no estoy con ella, hace dos meses que se fue-

– ¿qué paso con ella?

-consiguió trabajo fuera y se fue del país. –

-entiendo, lo siento mucho por ti, pero que bien por ella ¿no? –

El hombre sonríe.

– ¿Te gustaría un café? hay uno a la vuelta de la esquina-

-claro, vamos-

Ese día perdí el autobús y nunca llegué a casa.

Image result for diente de leon

II

Ahora soy un árbol al que le pesa la sombra y me han quitado todas las naranjas. Esa tarde cuando acepté la invitación del hombre al café, el hombre me contó que era leñador y que tenía una finca de árboles de naranjo. Luego del café, el hombre me invitó a ver la finca que quedaba a las fueras de la ciudad; acepté. La finca parecía infinita de árboles, un espectáculo a la luz del crepúsculo. Aún quedaba tiempo de luz por ser verano así que hicimos un recorrido visitando los árboles favoritos del leñador.

-Aquí esta mi madre enterrada- comentó el leñador.

-en este otro esta mi primera esposa- añadió.

-aquí, mi hija- continuó.

-aquí en este, mi segunda esposa- no dijo nada.

Llegamos al último árbol, el más cerca de la casa. No quise preguntar porque ya me sospechaba la respuesta. En ese árbol de seguro estaba la esposa que se fue a trabajar fuera del país. Hasta ese momento no había caído en cuenta de la situación. Sí, estaba con el leñador, el asesino en serie mas buscado del país. Hace dos meses hubo una joven reportada como desaparecida. La última vez que la vieron fue en la parada de autobús.

-Aquí yace la tercera esposa, fue una mentira blanca eso de que se fue fuera del país a trabajar. Tú serás la siguiente- dijo con voz tranquila y apaciguada.

Yo no podía respirar. No había escapatoria.

-voy a cortar tu cabeza. Es la única manera de liberarte de tu sombra-

– ¿mi sombra? ¿De qué hablas? estás loco-

-la puedo ver detrás del iris de tus ojos, tu no quieres estar viva y esa sombra te persigue. Yo te haré el favor-

Intenté correr, pero fue en vano. Todo oscureció. Se acabó.

Ahora mi cabeza es también raíz de árbol de naranjo.

© DERECHOS RESERVADOS 2018

 

PARA ESCUCHAR

Marta Gomez – Canción del naranjo (Lorca)

 

 

LA ERA DEL CALL CENTER

Image result for colmena

Bienvenidos al norte del piso décimo con vista a las luces ciegas de la ciudad. Durante las noches trabajo en un call center.

Mi turno de diez de la noche a siete de la mañana acumula ojeras violetas, dolores de estómago, bostezos inconclusos y lecturas fragmentadas e interrumpidas…

por las llamadas de los insomnes caribeños que se bebieron la pastilla de dormir, pero que todavía no les ha hecho efecto. El call center es un centro de muerte.

Bienvenidos a las sillas que moldean tu espalda en U; ya parezco una silla con ruedas si me miran de lado.

La hora muerta es la hora de las risas a carcajadas; tenemos sueño y las palabras salen borrachas de la boca.

Hay unos que estudian durante el día y no duermen nunca, hay otros que beben café como si fuera agua. Somos un manojo de ojeras y movimientos motrices a paso lento; perezosos al ataque con teclado y ratón.

Image result for paperclip

A veces camino en mi hora del break y doy vueltas por todo el piso para calmar las ganas de romper una ventana con una silla de oficina, lanzarme al vacío y respirar libre, al fin. Se que todos allí se sienten asfixiados, unos más que otros, pero todos, si pudieran, también se tirarían por la ventana

…o cogerían un paperclip y lo pegarían al enchufe de la computadora, y se volverían una con ella; se electrocutarían.

Lo curioso es que la mayoría de los que están allí son artistas peor pues, las cosas están malas y hay que comer y pagar las deudas…  Yo escribo, por ejemplo, hay otros que son diseñadores gráficos, otros artistas plásticos, otros clowns de circos, otros maquillistas profesionales, otros malabaristas de ideas y filósofos, otros trabajan con números y calculan la magia.

Image result for 24/7

El call center esta veinticuatro horas, siete días a la semana, y no es mejor por el día que durante la noche, en el día las ganas de matarte serán más fuertes; durante la noche serás un búho solitario insomne con cara de zombi y estarás tan casado que también querrás matarte o al menos beberte la botella completa de vino tinto que dejaste en la nevera, a pesar de que sean las seis de la mañana y tengas que ir a trabajar otra vez a las nueve de la noche.

El tiempo muerto lo despejo con distopías, con poemas de la biblioteca, con 1984, con Idea vilariño y Lovercraft. Cada hora me levanto y voy al baño porque la principal función del frio de nevera del edificio es proteger a la computadora, no al pedazo de carne que se sienta frente a ella.

La era del call center es la era de los milleanials y de los centennials recién nacidos en mil noviecientos noventa y siete;

la tecnología es una extensión neuronal en nuestras cabezas y el call center lo sabe.

Related image

El lunes de la semana anterior tomaba un baño y de la oreja me saqué un cable del largo de un 1cm. Parecía que tenía una bocina diminuta en uno de los extremos del cable y en el otro, un conector color dorado que sobresalía. En recursos humanos me explicaron que estaba en mi contrato la implantación de tecnología que, según las necesidades de la empresa, sea en beneficio de la misma. Me reemplazaron el cable por otro.

El call center es un verano infernal con aire acondicionado y comida chatarra a un dólar accesible 24/7. Muérete.

© DERECHOS RESERVADOS 2018

 

MUSICA PARA ESCUCHAR:

Harry Potter and the Prisoner of Azkaban Score: The Knight Bus

 

POEMAS ELÉCTRICOS

Image result for electric eel shock

 

I.

 

“De vez en cuando estoy vivo y escribo un poema” Residente del lupus/Sargazo/Gallego

 

De vez en cuando me arrebato

con rimas y respiro.

 

De vez en cuando las letras

me acercan a la tierra.

 

De vez en cuando un rayo de carbón

me atraviesa el pecho.

 

De vez en cuando  sangre,

tinta negra es derramada

sobre losetas blancas.

 

De vez en cuando  veo estrellas

que no existen en el techo.

 

De vez en cuando enciendo

un cigarrillo

Y derramo lágrimas

incendiarias.

 

De vez en cuando

estoy viva

y escribo un poema.

 

II.

 

“Una mirada desde la alcantarilla puede ser una visión del mundo. La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos” Poema 23/Alejandra Pizarnik

 

Mis ojos  pulverizarán

La rosa en nombre de la  rebelión.

 

Es porque no quiero ser

aquellos que ellos quieren

que yo sea;

es por que quiero que

seamos libres,

porque  me cuestiono,

porque quiero respuestas.

 

Aquí estoy sobre la tierra:

globo a punto de estallar

con misiles en su mirilla.

 

Y la rosa me pregunta:

¿cómo pulverizarás tus ojos

Hasta encontrar la rebelión?

 

Con poesía.

 

III.

 

“Han pasado cosas rotas…” -Mara Pastor

 

La nostalgia quema

mi piel hecha pájaro.

 

Se me van los días

Buscando,

revolviendo,

callando.

 

La nostalgia quema

la tinta de este poema:

 

!Qué

sean las palabras

las que hagan

cenizas las tristezas!

 

!Qué

sea la poesía

hoguera

de las cosas

rotas!

 

© DERECHOS RESERVADOS 2018

PARA ESCUCHAR:

INDIGO “PARA NADIE EN PARTICULAR”

Los niños arqueólogos

     La playa puede ser a veces un lugar de encuentros misteriosos.

Image result for la perla puerto rico

Caminaba por la playa del malecón de La Perla y me encontré con un niño arqueólogo. Sí. Un niño arqueólogo que vive allí.

Suelo ir a veces a esa esquinita de playa a meditar y a escuchar las olas del mar. Nunca hay nadie, pero tan pronto comencé a caminar por la playa, vi al niño desde lejos. Yo quería estar sola, así que ver a un niño aparecido era un inconveniente. Decidí sentarme en contra de la pared de una infraestructura abandonada, encender un cigarrillo y simplemente esperar a que el niño pasara y lo siguiera de largo. Pero el niño no se fue.

El niño excavaba con su bastón de palo de madera en la arena.

Related image

Y así excavó hasta que llegó a estar bien cerca de mí y de la pared.

El niño me pidió ayuda con la arena para encontrar a un cangrejito de caparazón dorado que el mismo había enterrado. De la arena sacaba rocas, caracoles, vidrio molido, metal oxidado de barcos españoles o barcos piratas holandeses. No me quedó remedio que empezar a ayudarle. Me contó que vive hace poco en La Perla con sus padres y su hermana mayor. Debe tener unos diez años. Mientras excavábamos, el niño arqueólogo se dedicó a describirme los objetos fantásticos que ha encontrado en la playa. Una vez encontró una cabeza humana, según su descripción, le pregunté si tenía piel o carne la cabeza y me dijo que no, que solo eran huesos, así que encontró una calavera humana con los ojos puestos al lado y otros huesos del cadáver, que debió haber estado enterrado ya hace mucho tiempo.

– “¿Y qué hiciste? ¿Se lo dijiste a tus padres?”,

“Sí y le pegaron fuego a los huesos y los volvieron a enterrar”.

En otra ocasión con su detector de metales encontró una pistola con moho,

-“la boté para el mar”.

– “es lo mejor que pudiste hacer”- le dije.

-“También hace dos semanas mataron a dos y yo encontré las dos pailas de pintura con las cabezas adentro y la pistola al lado”.

Hubo silencio.

          “Deberías ser arqueólogo, ¿sabes lo que es un arqueólogo”?

Related image

–“no”,

– “es un científico que se dedica a encontrar objetos debajo de la tierra para poder saber la historia de los humanos, podrías encontrar huesos de dinosaurios o huesos de indios taínos”.

“Una vez mi hermana me contó que en Caimito había una niña en el bosque y que a esa niña vino una nave de aliens y se la llevó. Ya debe de ser de un alien ella también”.

Otro silencio.

El niño excavaba en la arena mientras yo le contestaba las preguntas de qué era cada cosa que encontraba,

– “esto es plástico, esto puede ser carbón, esto es una pastilla, no te la comas…”

– “te la llevas para que la analices, puede ser una droga”,

– “claro”.

 “Una vez encontré aquí los huesos de un perro”. “También una vez encontré un pez brincando en la arena, cogí fuego y lo prendí”.

Image result for pez globo

Al rato el niño comenzó a reírse y a señalar algo detrás de mi espalda,

– “vienes con un bastón, ¿qué haces aquí?” preguntó intrigado mientras continuaba sonriendo.

Llegó otro niño  con un bastón largo de palo en la mano derecha; en la mano izquierda cargaba una paila azul de pintura. Se detuvo y le dijo al primer niño arqueólogo sentado frente a mí,

– “no excaves tan profundo que hay muchos huesos de perros, hace dos días se murieron dos chiquitos”.

La tarde cayó. Me despedí de los niños arqueólogos y les dije:

“no hagan muchas maldades, y que no encuentren muchos cadáveres de perros”.

Image result for puppies

De camino a casa no dejaba de pensar en los niños arqueólogos, jugando con huesos de calaveras y viendo tanta muerte a flor de piel de arena, tan frente al mar azul caribe que es la sala de su casa. Los niños arqueólogos de la orilla, niños invisibles. Si yo hubiera sido la niña del bosque de Caimito, también me hubiera ido en la nave con los aliens y les hubiera dicho que pararan en la playa del Malecón de La Perla.

© DERECHOS RESERVADOS 2018

 

PARA ESCUCHAR:

g.f. haendel – water music

POEMAS ACUÍFEROS

Del tiro, le volvió el agua al cuerpo” -Angelamaría Dávila

 

I.

Del tiro del recuerdo

le volvió  el agua al cuerpo

gris y salado.

sus ojos hundidos

en ferrosas memorias

se derrumbaron a cántaros;

océanos de lágrimas torrenciales

cubrieron la tierra

y  fue el fin:

se ahogó el mar

en su propio llanto.

 

II.

“Un silencio visual es la fauna de sal reflejando el color del sol” Lisa -Cerati

Desde el fondo magmático

calzo mis pies con algas azules

Con alas de peces eléctricos

y  ramos de margaritas

que espantan espíritus.

 

Desde el fondo

de la espuma blanquecina,

armo mis pies con

tiburones,

garras de cocodrilo,

sabiduría de tortuga.

Para no pisar malas hierbas,

zapatear pestes y

golpear paredes,

como animal encolerizado

con el mundo y sus injusticias,

y obligarme a moverme

aunque esté a punto de hundirme

en arenas movedizas.

 

III.

mantarraya enseñame más tu habilidad de nadarLisa – G. Cerati

Soy agua de mar

pez de rio,

lluvia que cae

Todas las tardes,

agua golpeando

casas sin techos

sirena:

mitad cola

mitad cabeza;

me arrastro con tridente

Sobre la orilla de la tierra

y la tierra me recibe porque

aquí todos tienen sed.

© DERECHOS RESERVADOS 2018

 

PARA ESCUCHAR:

LISA – G. CERATI

AXOLOTL – J.CORTÁZAR