Je suis emprisonner

Image result for encarcelada

Esta historia fue escrita hace tres años cuando trabajaba en una cafetería.

3:55am. Llegué del trabajo hace tal vez unos 20 minutos. El gerente de turno me invitó dos cervezas cuando salimos de la tienda a las 1:40am.

(life if just a matter of connections, about touchables things. Je crois que les etoiles brillent pour nous, pour vous et pour moi. La vida es un rollo de película que va muy rápido).

Hablamos de las pastillas.

Le dije que perdí a mi mamá a causa de ellas, intentando explicarle porque prefería fumar pasto. Mencionar su muerte me da el poder de decir, yo sé de lo que hablo, las fucking pastillas nos tienen hecho mierda. Las farmacéuticas se enriquecen a causa de las enfermedades del pobre, y de paso, te matan poco a poco.

Les temps de la vie n’existent pas. Es imaginario, hasta el dolor. Han pasado dos años y aun no lo creo. La verdad pienso que a nadie le importa, que hay mucho sufrimiento en el mundo para andar preocupándose por la muerte de cualquier mujer pobre en la última colonia del mundo. Tampoco me interesa victimizarme. Mi interés en su muerte es más literario, también antropológico. Me intrigan las reacciones de las personas cuando les cuento. No es juego y tampoco es que no me duela, creo que ha sido mi modo de sanar ver el mundo desde afuera, entenderlo en la macro-visión de la existencia. Su muerte es un ejemplo de las pésimas circunstancias económicas y sociales que brindan accesos a uno y a otros no, a los ricos sí y a los pobres no. Mi único escape tal vez fue mi curiosidad por aprender cosas nuevas.

Personas claves fueron grandes precursores de mis intereses académicos. En algún momento pensé ser matemática incluso (tal vez no esté todavía del todo descartado) o hasta física, pero las letras pudieron más. La tinta me tragó con toda su gravedad orbital. Con cierta razón. Hay cosas que no se deben olvidar y que ayudan a recordar, y quizás recordarle a otro con la escritura que no estamos solos, que hay muchos otros que han vivido lo mismo que tú.

Con su muerte entendí pocas cosas y me quedaron muchas dudas con las que cargo todos los días. Siento que no sé nada de ella. De adulta todo se convirtió en un torbellino que culminó en su muerte, de ahí no recuerdo más.

No recuerdo mi niñez, tal pocas cosas. No recuerdo que haya sido “una buena niñez”, porque ni sé que significa. Aunque recuerdo bien su complicidad, el que haya sido una amiga, ella para mí, y yo para ella, a pesar de las circunstancias. Perder un amigo es también una muerte dolorosa. ¿Pero siempre se pierden no? We die every second. Morimos, muero, con cada tecleo de cada letra de este escrito sobre la muerte de lo que te da vida. La vida es eso mismo, morir.

(On doit mourir pour entendre la libertè.

Elle est libre et je suis emprisonner.)

Las dos cervezas terminaron a las tres de la mañana.

 

Para escuchar … de sus canciones favoritas.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.